España como laboratorio de guerra aérea

En los años treinta se desarrolló un dramático debate sobre los futuros escenarios de la guerra aérea: se dibujaron cuadros apocalípticos, anticipando un conflicto nuclear. Cuando estalló la guerra civil en España, las fuerzas aéreas alemanas e italianas experimentaron con aviones y técnicas de bombardeo. Mientras la Luftwaffe se concentraba en el bombardeo táctico en picado, la Regia Aeronautica realizaba ataques estratégicos contra centros urbanos (el caso más importante fue el de Barcelona). Los efectos del arma aérea también fueron estudiados por expertos militares de varios países, que vinieron a España para informar a sus gobiernos de cara a un futuro conflicto general. Este informe se propone reconstruir aspectos de esta actividad de estudio, dando cuenta de las confirmaciones que estos expertos encontraron en los acontecimientos españoles, pero sobre todo de las sorpresas: no se produjo el previsible colapso de la moral de la población urbana bajo las bombas; no se utilizaron los gases; el avión no pareció capaz de paralizar la producción industrial del enemigo como se había previsto. Sin embargo, lo que vino de España fue una terrible lección: los civiles se consideraban parte integrante de las operaciones militares, ya no se podían alimentar ilusiones humanitarias.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Gianluca Fiocco
Gianluca Fiocco

Es investigador de Historia Contemporánea en la Universidad de Roma Tor Vergata. Es miembro del consejo científico de la Fundación Gramsci de Roma y del comité científico de la revista "Studi Storici". Al problema de la participación de los civiles en los bombardeos dedicó el volumen Dai fratelli Wright a Hiroshima. Breve historia de la cuestión aérea (1903-1945), Carocci, Roma 2002. Sobre la evolución de la guerra después de 1945 publicó el volumen Da Hiroshima all'11 Settembre. Breve historia de las guerras contemporáneas, Le Monnier, Florencia 2009.